Buscar

¿Estás buscando la felicidad?

Actualizado: 15 abr 2021

Hoy he decidido hablarte sobre un tema con el que he conectado recurrentemente durante los últimos días: el significado de la felicidad.


Primero, en el maravilloso conversatorio en el que tuve el honor de participar con dos mujeres inspiradoras gracias a la organización de Netfitness TV Internacional, luego, con el conmovedor curso de Ingeniería Interior que hice con Sadhguru y finalmente, con las interesantísimas conferencias del Heal Summit, de Younity, que transcurre esta semana.


El factor común que ha resonado en mí, es que el lugar para encontrar el empoderamiento, la felicidad y la sanación que todos los seres humanos buscamos, está dentro de nosotros mismos.


Esta frase puede sonar un poco de cajón... Tal vez te ha pasado lo que a mí, la he escuchado tantas veces sin entenderla, que en algún momento opté por no pensar mucho en ella…


Finalmente, nuestra cultura nos ha programado un paradigma de felicidad asociado al logro de un fin, algo que está en el futuro y por lo que necesitamos luchar y trabajar incansablemente. Algo que está, de hecho, fuera de nosotros, es externo y no controlamos. Así, la felicidad se convierte en algo inalcanzable, no disfrutamos el camino idealizando un objetivo futuro que se mueve cada vez más lejos y nunca llega.


Este concepto de felicidad está más relacionado con el hacer y el tener, que con el ser. Necesitamos estudiar una carrera (hacer) y, cuando terminamos, aún no somos felices porque necesitamos un buen trabajo (hacer). Una vez conseguimos el empleo, necesitamos comprar una casa, el último modelo de vehículo, de celular, ropa de moda (tener), lo cual tampoco nos hace felices porque esto cambia tan rápido, que la meta de felicidad sigue moviéndose y pareciendo cada vez más lejana... También en algún momento de este camino, se espera que tengamos una pareja y/o tal vez hijos (tener) y nuevamente queremos que ellos inicien este ciclo… ¿Te resuena algo de esto?


No obstante, la realidad es que la felicidad es una elección, es una decisión de vivir a plenitud que tomas en cada momento presente.


Por una parte, nuestra mente es tan sofisticada que, a diferencia de otros animales, nos permite recordar eventos pasados e imaginar eventos futuros de manera tan realista, que los vivimos como si estuvieran ocurriendo aquí y ahora. Mucho del sufrimiento que experimentamos yace justamente en vivir en el pasado o en futuro, es decir, ¡fuera de la realidad!.


Por otra, una vez te das cuenta de que el momento presente es lo único real, eliges ponerte los lentes de la miseria o de la alegría para procesar las circunstancias que te presenta la vida. Ninguna situación es “buena” o “mala” por sí misma, son nuestras creencias sobre el mundo y sobre nosotros mismos lo que les da significado. Puedes estar comiendo un aguacate o palta 🥑, como dicen mis amigos peruanos, (situación) y estar pensando:

Opción 1

“¿Otra vez aguacate?, ¡qué pereza! ¿somos pobres, o qué?”


Opción 2

"¡Qué delicioso aguacate! ¡Es una maravilla de la naturaleza que hoy tengo la fortuna de disfrutar para nutrir y renovar mi cuerpo!


En los dos escenarios, la situación es la misma, estás comiendo el aguacate.


Sin embargo, en el primero estás generando cortisol en tu cuerpo en señal de rechazo y disgusto, dificultando la digestión del aguacate y la absorción de sus nutrientes. Con el pensamiento (y la articulación verbal) de “la pobreza”, estás reafirmando un sentimiento de carencia, que se extiende, no solo a la comida, sino a los demás ámbitos de tu vida: salud, relaciones, trabajo, dinero, etc.


En el segundo caso, entras en un estado de relajación y curiosidad que te permite disfrutar plenamente del aguacate, de su color, sabor, olor y textura, generando en tu cuerpo las enzimas y sustancias requeridas para digerirlo y asimilarlo de manera provechosa para tu salud y bienestar 🌷. La gratitud que sientes te permite enfocar tu atención y energía en lo que está presente en tu vida, atrayendo más de eso en todos sus aspectos.


Te preguntarás ahora… ¿y cómo lo hago? Bueno, la respuesta resumida es a través del Mindfulness, o la atención plena en el momento presente.


Hay muchas formas de Mindfulness, como disfrutar tu comida, observar tu respiración, enfocar tu cuerpo y mente en la actividad que estés realizando, observar atentamente la naturaleza que te rodea, entre otras.


Una práctica poderosísima para observar críticamente tus pensamientos e identificar tus creencias auto-limitantes o desempoderantes es la meditación. Además de que a través de ella buscas experimentar plenamente el momento presente, también puedes conocerte mejor, que es el primer paso para lograr transformaciones reales que hagan de tu vida diaria un camino de felicidad. ¡Ponte los lentes de la curiosidad y la gratitud 🤓!

 

¿Quieres recibir este contenido en primicia a tu correo electrónico? ¡Suscríbete a mi comunidad aquí!