Buscar

Yoga... ¿unión con qué?

Actualizado: 15 abr 2021

Hoy he querido compartir contigo una reflexión que me ha rondado últimamente con respecto a nuestra conexión con todo lo que nos rodea.


Tal vez has escuchado que la palabra “Yoga” significa “unión” en sánscrito y probablemente también te hayas preguntado… ¿unión de qué con qué?


Según la filosofía tradicional, Yoga es la unión de nuestro Ser con el Ser Supremo o energía creadora, entendiendo que somos uno y que realmente estamos viviendo una ilusión de separación.


Suena extraño, ¿verdad? Yo no logré entenderlo del todo la primera vez que tuve acceso a esta información, porque llevaba varias décadas aprendiendo que soy un individuo independiente de otros seres humanos y por supuesto de cualquier otro ser viviente a mi alrededor. Aprendí la separación y la competencia para sobrevivir, en lugar de la unión y la cooperación para vivir a plenitud.


No obstante, esta idea resonó con mi esencia, pude sentir que así era… Si no es así...

  • ¿Cómo es que siento el dolor de otros así no los conozca?

  • ¿Cómo siento que mi interior vibra y se conecta con la música que otros interpretan, de manera que involuntariamente me muevo al mismo ritmo que ellos?

  • ¿Cómo es que experimento ternura y me maravillo de cualquier nueva vida?

  • ¿Cómo es que me llenan de paz y reverencia otros milagros de nuestro planeta como los paisajes naturales, el océano y el atardecer?

Estoy segura de que no estoy sola y sé que tú también has experimentado algo similar.

Dicho esto, llego a mi reflexión. Si somos uno, si todos estamos conectados, ¿por qué diariamente hacemos cosas que afectan negativamente a otros seres y a nuestro entorno?


Mi conclusión es que estamos viviendo un sueño colectivo, basado en la ilusión de separación, en donde todo gira alrededor de nuestra comodidad.


Además, si vivimos en grandes ciudades, nos hemos desconectado de la naturaleza, encerrados en nuestras casas y otros edificios (aún más con la pandemia…), sin ser conscientes de lo que ocurre para que nos lleguen los recursos que necesitamos ni de lo que pasa con lo que desechamos.


Finalizo compartiendo contigo algunas de las acciones que me he comprometido a realizar para minimizar el impacto de mi vida diaria en el magnífico y milagroso entorno que, no solo nos rodea y compartimos con otros seres vivos, sino que principalmente sustenta nuestra existencia física (nos da el aire, agua y alimento que necesitamos):

  • Caminar y utilizar la bicicleta, en lugar del automóvil

  • Alimentarme de vegetales para evitar la violencia contra los animales (no solo al momento de su muerte, sino sobre todo, durante su cría en encierro) y una mayor demanda de recursos para su crianza (agua, extensiones de tierra, alimento)

  • Sembrar plantas y árboles, tener una huerta casera

  • Utilizar productos de aseo personal y de mi hogar de ingredientes naturales y en empaques de papel, vidrio o recargables

  • Evitar al máximo los plásticos de un solo uso:

  • Utilizar una botella de cobre o acero inoxidable para llevar el agua o el té que consumo durante el día

  • Usar bolsas de tela para las compras y evitar comprar comida empacada en plástico

  • Cocinar en casa y evitar pedir domicilios

  • Utilizar la copa menstrual

  • Reducir las compras y el consumo (¿realmente necesito más ropa, tecnología, cosas para divertirme?)

¿Se te ocurre otra? Me encantaría que compartieras conmigo nuevas ideas o acciones que ya realices para cuidar tu Ser extendido.

 

Te invito a realizar la práctica de Yoga para la Unidad que encontrarás en mi canal de YouTube.


En esta práctica buscamos conectarnos con nuestro interior para reconocer la unidad de nuestro ser (cuerpo, mente y espíritu) y la unidad con lo que nos rodea. La sesión incluye ejercicios de relajación, respiración y posturas, para finalizar con una meditación. Entra haciendo clic aquí.

 

¿Quieres recibir este contenido en primicia a tu correo electrónico? ¡Suscríbete a mi comunidad aquí!

23 visualizaciones0 comentarios